¿Cuál fue el primer cómic?

El mundo se encuentra lleno de superhéroes, siendo los cómics una vía de escape literaria. El primer cómic de la historia nació en 1895 y fue llamado ‘The Yellow Kid’, quien criticaba el materialismo y el consumismo. Por lo que, determinar cuál fue el primer cómic no es una tarea muy compleja, a pesar de las múltiples disruptivas que existen sobre el asunto.

Cual fue el primer comic

¿Por qué existen disruptivas en determinar cuál fue el primer comic? Todo esto da inicio en el hecho de que muchas personas consideran que el primer cómic fue la Biblia de Velilav, un manuscrito con 747 ilustraciones del siglo XIV donde se plasma el antiguo testamento. Esta obra se difundió a causa de un elevado nivel de analfabetismo de la época que obligó a que se difundiera la historia bíblica a través de dibujos, y para favorecer las ilustraciones se añadieron unas series en griego y latín.

Claro, en el caso de que se considere la idea de cómic como una tira en el mercado, la opinión daría un vuelco muy grande, ya que el New Yorker World publicó en el 1895 un conjunto de ilustraciones denominadas: At the Circus in Hogan’s Alley, bajo las ordenes de Joseph Pulitzer quien se encargó de crear un conjunto de personajes carismáticos, entre los que se destacó un asiático vestido de azúl.

Nombre del comic

El nombre del comic era: The Yellow Kid, debido que en 1896 la vestimenta de este joven asiático –protagonista del comic- se volvió amarilla. Luego de su éxito, esta tira fue trasladada al New York Journal bajo el nombre de Mc Fadden’s Row of Flats, pero debido a la potencia de su nombre original, siguió siendo llamado The Yellow Kid en la prensa.

La historia de este niño estaba centrada en la crítica a la pobreza en las calles de grandes ciudades que se encuentran ahogadas por una cultura materialista y consumista. Este tipo de referencia acaparó la atención de la sociedad de New York y surgió el termino de ‘prensa amarilla’, que ha sido usado como referencia a la prensa sensacionalista de una forma peyorativa.

Deja un comentario