¿Sirven para algo los remedios caseros?

Para toda molestia siempre tenemos dos opciones, o un medicamento o un remedio casero. Pero sirven estos para algo o sin simplemente una mentira que se transmite de generación en generación?
Respuesta:

Los remedios caseros siempre tienen un elemento de verdad. Un buen ejemplo es el caldo de pollo, ya que por muchos años se ha pensado que tiene propiedades medicinales. Desde la antigüedad al caldo de pollo se le atribuyen propiedades curativas como aliviar dolores de estómago, las piedras de los riñones, la fiebre y aún la lepra. Un uso universal del caldo de pollo en la actualidad es el de tomarlo como remedio para curar la gripe. Sin embargo, hasta hace poco no se sabía si científicamente había algo de cierto.

Con el propósito de investigar si los líquidos calientes aliviaban una gripe, un grupo de científicos encontró en los años 70 que efectivamente éstos aumentaban el flujo de las secreciones nasales y esto reducía la penetración de los virus causantes de la gripe. Los científicos sugirieron que el sabor del caldo y el aroma así como la inhalación del vapor pueden jugar un papel importante en aliviar una gripe. Sin embargo, no se investigó especialmente el papel que juega el caldo de pollo hecho en casa.

 Remedios caseros

Por lo mencionado, una investigación posterior realizada en la Universidad de Nebraska, Estados Unidos, puso a prueba el caldo de pollo en el laboratorio. Usando caldo de pollo hecho por su esposa de una receta de su abuela, el doctor Stephen Rennard encontró que el caldo inhibía la habilidad con la que las células blancas participan en la respuesta inflamatoria en el cuerpo, que es el responsable de muchos de los síntomas de una gripe, como la irritación de las vías aéreas y la producción de secreciones nasales. La conclusión a la que se llegó fue que el caldo de pollo puede hacer sentir bien a las personas temporalmente, pero que en realidad no afecta al virus causante de la gripe, el cual tiene que seguir su curso normal.

Curiosamente esto es precisamente lo que muchos de los jarabes o medicinas para la gripe que se venden en la farmacia hacen, sin saber tan bien como un buen caldo de pollo hecho en casa. Muchos alimentos contienen ingredientes activos que cuando son aislados tienen efectos benéficos en el laboratorio. Por supuesto, los alimentos no necesariamente tienen los mismos efectos en el cuerpo. Pero es obvio que el caldo de pollo y otros caldos o té con mil pueden ayudar a aliviar una garganta o una tos. Parte de su efecto viene del poder psicológico que producen en la mayoría de nosotros, ya que el caldo significa hogar y cariño. Y no se necesita un estudio para saber que esto también alivia.

Categorías Salud

Deja un comentario